Se convirtió en ley la urbanización de la Estación Colegiales

La última sesión Legislativa dio como resultado, entre otras tantas leyes, una norma que permitirá levantar edificios y crear espacios verdes en parte de terrenos ferroviarios en desuso en el barrio de Colegiales.

El plan implica la urbanización y parquización de casi cinco manzanas de terrenos ferroviarios ociosos, que serán transferidos por El Gobierno Nacional a la Ciudad de Buenos Aires.

Lo aprobado dispone la rezonificación de tierras que corresponden a la Estación Colegiales del Ferrocarril Mitre, en la Comuna 13. Es un espacio de 4,72 hectáreas de superficie, delimitado por la avenida Federico Lacroze y las calles Virrey Avilés, Vidal, Moldes y el deslinde con terrenos ferroviarios que seguirán siendo de la estación.

De unas 9 hectáreas que hoy comprende la Estación con sus playas de carga y de maniobras, la mitad será remodelada por la Nación en el marco del Plan Estratégico del Sistema Ferroviario Metropolitano que pretende, en mediano y largo plazo, interconectar las líneas férreas con intercambios subterráneos y a nivel, triplicar la cantidad de pasajeros y las frecuencias, modernizando el servicio y reduciendo los tiempos de viaje. Colegiales, en una primera etapa, será una de las estaciones de enlace de las líneas Mitre y Roca.

La otra mitad del terreno que no será necesaria para el plan ferroviario (4,72 hectáreas) será cedida por la Nación a la Ciudad en un 65 por ciento de su extensión (unas 3 hectáreas o manzanas) para Espacio Público (plazas, apertura de calles, veredas, instalaciones deportivas y recreativas o culturales de uso libre). El restante 35 por ciento (16.500 metros cuadrados) será enajenado por parte de la AABE -Agencia de Administración de Bienes del Estado nacional- para proyectos de edificación, según concurso público de ideas en los que intervendrá la Sociedad de Arquitectos y participará la Junta Comunal.

En la Audiencia Pública realizada en la sede legislativa, los vecinos del barrio Colegiales criticaron la construcción de edificios y reclamaron que todos los terrenos cedidos por la Nación se asignen a espacio público.

La ley fue sancionada por 33 votos positivos del PRO, CP, CC y FR; y 24 votos negativos del resto de las bancadas. Los diputados Adrián Camps (PSA) y Javier Andrade (FPV) presentaron despachos de minoría. El primero propuso la vuelta a comisión del proyecto y el segundo impulsaba la creación de un espacio verde en todo el polígono afectado.

Urbanización de otros cinco terrenos
Por otro lado, en primera lectura los diputados porteños aprobaron una ley para la urbanización de varios terrenos ferroviarios que actualmente pertenecen al Estado nacional y que totalizan unas 5,6 hectáreas o manzanas. Allí se crearán espacios públicos que la Nación cederá a la Ciudad en un 65 por ciento de las superficies y en el otro 35 por ciento se destinará a proyectos urbanísticos de edificios para residencia u oficinas y nueva infraestructura operativa ferroviaria.
Tras la aprobación, la ley debe ser analizada en Audiencia Pública antes de su sanción definitiva.

Los terrenos en cuestión son:

  • Polígono formado por la colectora de la avenida General Paz y las calles Emilio Castro, Ercilla y Saladillo, en el barrio de Mataderos -Comuna 9.
  • Otro predio con frente a la colectora es el delimitado por las calles Holmberg, Pico y las vías del ferrocarril Mitre en Saavedra -Comuna 12, lindero con un gran centro comercial.
  • El tercero de los polígonos está ubicado en el barrio de Palermo -Comuna 14- demarcado por la avenida Ortiz de Ocampo y las vías de los ferrocarriles San Martín y Belgrano Norte.
  • En Villa Urquiza -Comuna 12- el inmueble afectado es el que se encuentra entre las calles Roosevelt, Triunvirato, Bucarelli y las vías del ferrocarril Mitre.
  • La última superficie rezonificada es la comprendida entre las avenidas Del Libertador y Ramos Mejía, la calle Padre Mujica y el deslinde con la terminal de trenes, en Retiro -Comuna 1.

Estas parcelas suman más de 27.000 metros cuadrados de suelo, que tendrán un área urbanizable (casi 17.000 m2) y un área operativa (unos 10.000 m2). Allí, además de edificios de residencia u oficinas, se prevé construir una nueva terminal ferroviaria y un establecimiento educativo. Se permitirá edificar hacia arriba hasta 85.000 m2 y se mantiene el requisito de que el 65 por ciento de todas la superficie basal debe ser espacio público.

Que dice la oposición

Desde la oposición, las críticas se centraron en la venta de espacios públicos para emprendimientos inmobiliarios.

Respecto al proyecto que rezonifica el predio “Estación Colegiales”, Adrián Camps apoyó la propuesta de los vecinos de crear el Parque Cultural: “Estoy en contra de construir torres en ese barrio, cuando la mayoría de los ciudadanos quiere un parque con espacios verdes”.

“Las tierras son de la Nación y Nación decide venderlas por decreto. La Ciudad le da la zonificación para aumentarles su valor y se queda con una parte. Pero veamos cómo se va a distribuir ese espacio, porque según el proyecto, queda referido a un plano que está en blanco: está el límite de las calles y nada más. Nosotros hoy tendríamos que estar votando un proyecto definitivo, no un plano en blanco. Si bien un día ese plano se va a completar, tampoco será esta Legislatura ni el Gobierno de la Ciudad quien lo defina, sino el Estado Nacional”, advirtió el legislador socialista.

En cuanto a la iniciativa que aprueba el convenio con la Agencia de Administración de Bienes del Estado y rezonifica diversas parcelas con frente a la Av. Gral Paz y otras con el objetivo de financiar obras para la construcción del Sistema de Red de Expresos Regionales (RER), el diputado Camps planteó su desacuerdo durante la sesión: “Si bien el reemplazo de las barreras por viaductos es positivo, ya que evitarían los actuales problemas en el tránsito y que personas pierdan la vida en los pasos a nivel, no estoy de acuerdo con la venta de tierra pública por decreto. Además, creo que este proyecto no defiende bien los intereses de los porteños. A la Ciudad le corresponde el 65 por ciento de todas estas tierras para ser destinadas a espacio público y en el texto esto aparece como una mera referencia genérica. No sólo no queda claro sino que debe ser la Legislatura quien decida, en consulta con la ciudadanía porteña, qué se hace allí”, finalizó Adrián Camps.

El legislador Javier Andrade (FpV) sostuvo que “venden tierra para realizar una obra faraónica que no es prioritaria para la Ciudad, y profundizan la idea de que la obra pública y los espacios verdes se pagan únicamente a través de la entrega de tierra pública”.

“Está claro que lo que están armando son enclaves de alta rentabilidad inmobiliaria, que funcionarán cerrados sobre sí mismos. Se trata de un modelo de ciudad excluyente y desarticulado que no queremos ni aceptamos”, sentenció Andrade.

En cuanto uso del playón ferroviario de Colegiales para la construcción de torres, en lugar de espacios verdes, la legisladora Andrea Conde enfatizó que “el pedido del parque no es un capricho sino una necesidad del barrio y las Playas ferroviarias son el último terreno en el barrio sin construir que podría cumplir esa función y aumentar el bajo promedio de espacio verde por habitante con el que cuenta”.

Autor entrada: Diego Fernandez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *