Festichatarra: separar y reutilizar es una fiesta en Villa Crespo

Autor: Santiago Arguto
 
Festichatarra es un proyecto que surgió hace dos años de la mano de Antonella “Aty” De Suma, Paula Baró y Camila Zapata Gallagher; tres productoras culturales que trabajan en distintas áreas del Club Cultural Matienzo, que este año las organizadoras lograron llevar adelante cuatro ediciones del festival.

 
Camila explicó de que se trata esta atractiva priopuesta: “La idea siempre estuvo centrada en pensar una propuesta de Festival que gire en torno al eje de sustentabilidad, principalmente reutilizar y reciclar. Que sea para el barrio, que sea para la familia y que la gente pueda ver que desde cosas que estaba por tirar, puede generar nuevos objetos. De esta manera nos pusimos en contacto con las chicas del colectivo “Yo Reciclo” (Dafna Nudelman y Mora Laiño) que son quienes colaboraron con el Club en la separación de residuos en origen cuando el Club se encontraba en el barrio de Belgrano. Ellas propusieron la idea de mapear los residuos del barrio de Villa Crespo para entender un poco cuáles son los desechos que podíamos llegar a encontrar en el barrio para usarlos en los talleres que pensábamos para el Festival. Caucho, Lona vinílica, vidirio, plástico PET, son los materiales que más se encontraban. Gracias a ese mapeo también entendimos que Matienzo mismo era un gran productor de desechos y que si queríamos hacer un festival concientizador era importante empezar por adentro”.
 
Luego Camila nos contó acerca de los dos festivales que se organizaron en el año, detallando sobre el que se llevó a cabo recientemente, a mediados de mayo. “El primer festival nos trajo grandes desafíos. Capacitarnos internamente para reducir, reutilizar y reciclar nuestros desechos y a la vez generar un efecto concientizador en el público. La programación contó con talleres para transformar botellas de vidrio en vasos, agarrar las carteleras de teatro (de lona vinílica) y transformarlas en carpetas y sobres, espectáculos para niños y grandes, rueda de cortos con contenido ambiental, charlas sobre separación a cargo de las chicas de “Yo Reciclo”.”
 
“El segundo festival, en el mes de mayo, invitó al público a traer sus propios desechos y transformarlos en objetos en los talleres de bolas de residuo, billeteras con tetrabrick y banderines con bolsas de alimento para perros. Siempre tratamos de que los festivales tengan esto de “trae tu residuo y usalo para algo nuevo, destacó Camila. “Hubo una feria de proyectos sustentables que nos contactó con un gran número de personas vinculadas. Sin dudas gracias a Festichatarra estamos armando una red de chatarreros, como le decimos nosotras. Nos contactamos para pasarnos residuos para ver cómo transformar de a poco al barrio de Villa Crespo”.
 
Y finalizó con una reflexión: “Es un trabajo arduo y necesita de todos. Por eso, seguimos confiando en Festichatarra como eje articulador de propuestas y espacios de reflexión sobre el cuidado del medio ambiente. En Septiembre, para la vuelta del calor, volvemos con una edición nueva sobre bicicletas. Esperamos poder contar con más y más participación barrial y proyectos de todo tipo”.

Autor entrada: Diego Fernandez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *