Distinción de la Legislatura a Livingston, el “arquitecto de familia”

El arquitecto y escritor recibió el diploma que lo distingue en el ámbito de la Cultura y la Educación por iniciativa del diputado Adrián Camps (SA).
 
El acto se llevó a cabo en la Biblioteca Esteban Echeverría, ubicada en la planta principal de la Legislatura porteña. En ese espacio el diputado Camps abrió y condujo el homenaje: “Conocí a Rodolfo como militante, organizamos diferentes luchas y compartimos muchos espacios. Quiero extender esta distinción y reconocer sus logros en otros ámbitos también, tal como lo merece”.
 


“Es un orgullo culminar mi segundo mandato con este reconocimiento tan importante”, concluyó.
“En el ámbito de la educación, Rodolfo junta el cerebro y el corazón para generar conocimiento; además de la escucha. En la arquitectura, la maqueta y el papel es lo importante; Livingston viene a romper con esto, a decirnos que lo fundamental es el escenario, porque es ahí donde transcurre la vida de una familia. Se trata de sembrar una nueva forma de ejercer nuestra profesión, una nueva mirada”, contó la compañera y colega, Nidia Marinaro, con quien actualmente dirige la ONG Propuesta para el Área Metropolitana (PropAMBA).
 
Por su parte, el homenajeado afirmó: “Mi mérito como arquitecto es hacer crecer una casa sin agregarle metros cuadrados y vincular a la gente con el contexto. Mi objetivo es tratar de ayudar a los demás, no importa cómo”.
En referencia a su especialidad sostuvo que “ser arquitecto de familia es diferente ya que se le da participación a la misma, y eso es esencial para hacer un mejor trabajo”.
 

 
 
“En el mundo entero, los arquitectos no existen en la vida cotidiana de la gente. Cuando alguien necesita hacer alguna reforma, va y llama directamente a un albañil. Entonces, mi mérito en esta profesión es haber vinculado a los seres humanos y al contexto. Y fue en Cuba donde apareció el método; allí fue donde me extendí de arquitecto a constructor, político, social y humano. Porque mi objetivo, al igual que muchos acá y no sólo en arquitectura, es ayudar a los demás, prosiguió.
 
“¿Por qué ‘arquitecto de familia’? Porque en la arquitectura que se enseña en los libros y en las universidades, no se le pregunta nada a la gente, no hay participación; el arquitecto de familia es exactamente lo opuesto. Si aplicáramos este método en otras áreas, nos evitaríamos muchos problemas”, finalizó Livingston.
 
Como cierre, el cantante, músico, compositor, actor, dibujante y escritor Horacio Fotova cantó y tocó la guitarra frente al público que concurrió al evento realizado en la Biblioteca Esteban Echeverría del Palacio Legislativo.
 
También estuvieron presentes el diputado y coautor de la iniciativa, Gabriel Fuks (CNM), compañeros, familiares y amigos del homenajeado.
 

 
 
Trayectoria
 
El arquitecto y escritor Rodolfo Livingston, nacido en Buenos Aires, el 22 de agosto de 1931, siempre se destacó por ligar la arquitectura con la vida urbana, eje principal de su pensamiento.
 
Fue docente en varias universidades y dictó seminarios de post-grado, ligando siempre la arquitectura con la vida urbana, eje principal de su pensamiento. Es un profesional que logró redefinir la arquitectura otorgándole una función social al arquitecto. Se caracteriza por su trato personal con sus clientes, sus fuertes críticas en materia de urbanismo, arquitectura y bienestar social en general. Dentro de su obra adquieren importancia las reformas y viviendas nuevas, realizadas dentro de un marco de proyectos compartidos con las familias en todo su proceso. En este sentido creó la especialidad “Arquitectos de Familia”.
 
El homenajeado es, además, autor de una decena de libros, más de 600 artículos y reportajes de interés general. En su haber cuenta con intervenciones en más de 500 programas de radio y televisión, difundiendo temas de arquitectura y urbanismo, y actualmente atiende su consultorio de arquitectura realizando reformas y proyectos de viviendas e instituciones.
 
Dentro de sus obras de arquitectura, podemos mencionar en particular el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (Edificio Público en la Ciudad Universitaria de Buenos Aires; obra nueva de 1981) y un Barrio en Baracoa (Cuba) llevado a cabo en 1961-1962, que se compone de 124 viviendas con centro comunal, círculo infantil, viviendas para médicos y enfermeras residentes.
 
Actualmente, dicta el curso teórico práctico “Arquitectos de Familia” en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires y sigue coordinando, junto con la arquitecta Nidia Marinaro, la ONG “Propuesta para el Área Metropolitana (PropAMBA)”.

Autor entrada: Diego Fernandez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *