Ecoparque y El Dorrego: de la concesión a la venta

Dos proyectos polémicos fueron recientemente aprobados por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. La temida “privatización” acumula otros ejemplos de espacios porteños que podrán ser alterados parcial o completamente por firmas privadas.

El Ecoparque y de El Dorrego son las nuevas víctimas en este proceso que va desde la concesión hasta la venta.

La concesión en el Ecoparque

La Legislatura de la Ciudad aprobó el uso y explotación de los edificios y nuevos espacios que se abran en el predio del ex Jardín Zoológico de Palermo a emprendimientos privados por hasta 20 años.

 

El proyecto, que obtuvo su aprobación en segunda lectura luego de pasar por la instancia de Audiencia Pública, permitirá que se concesionen espacios que no podrán superar el 0.6% de la superficie total del predio, que alcanza las 17 hectáreas.

Según el texto del proyecto, las sumas recaudadas serán destinadas en forma exclusiva e irrevocable al lograr los objetivos del Ecoparque y a su sostenimiento.

La conversión del Jardín Zoológico Eduardo Ladislao Holmberg en un Ecoparque interactivo acumuló un importante listado de controversias. Más allá que varias especies fueron trasladadas con éxito a otros recintos, asociaciones civiles y diputados opositores marcaron en reiteradas ocasiones que el proyecto no avanza tal cual se había propuesto originalmente.

La Presidente de la Comisión de Presupuesto de la Legislatura porteña, Paula Villalba expresó: “El futuro parque no contará con espacios de contacto directo; y en las futuras concesiones está prohibido mantener y/o exhibir animales.”

El Poder Ejecutivo deberá garantizar la intervención de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos y/o de los organismos competentes en materia de preservación y restauración del patrimonio histórico y cultural y de los bienes con valor patrimonial, históricos y/o culturales.

En segunda lectura se aprobó con 42 votos positivos (VJ, MC, Evolución), 15 negativos (UC, BP, FIT, AyL, MST) y  1 abstención (GEN) la concesión de uso y explotación de edificios y nuevos espacios ubicados en el predio del Jardín Zoológico “Eduardo Ladislao Holmberg” del barrio de Palermo -Comuna 14.

Que dice la oposición

El Bloque de Unidad Ciudadana se opuso a la concesión y explotación del predio.

Lorena Pokoik consideró de “gravedad institucional que la Legislatura delegue al Ejecutivo facultades que son intransferibles, según la Constitución de la Ciudad”.

La presidenta de la Comisión de Espacio Público sostuvo que la ley sancionada implica una delegación de poderes al Poder Ejecutivo con atribuciones que son propias del Poder Legislativo, como la entrega de concesiones por un plazo mayor a 5 años. Y remarcó que “privatiza 3.5 hectáreas del espacio público para la explotación del sector privado.”

Otro aspecto central es que el proyecto no respeta el patrimonio histórico, arquitectónico, paisajístico y ambiental. Pokoik detalló que las hectáreas que abarca el ex Jardín Zoológico son áreas de protección histórica que plantea restricciones por estar afectados como distrito urbanización parque, lo cual implica la prohibición de la actividad comercial y o publicitaria en el predio.

La diputada manifestó que es “mucho más grave aún el empeño que el oficialismo puso para favorecer al sector privado, ya que dichos emprendimientos serán arancelados para el público y van a obtener una tasa de rentabilidad sin quedar claro cuál es la inversión realizada.” Y remarcó que “lejos de favorecer los intereses de los vecinos y vecinas que habitamos en esta Ciudad, implica una transferencia de fondos públicos al sector privado.”

Durante su intervención, Pokoik recordó la muerte de 120 animales y criticó que el proyecto no priorice su preservación, traslado y las condiciones sanitarias de los animales en cautiverio en el proceso de transformación del ex Zoológico porteño.

Para finalizar reclamó por las garantías laborales de los más de 300 empleados que actualmente trabajan en el Jardín Zoológico.

La venta del Dorrego

Este emblemático espacio en el barrio de Colegiales sufrirá un destino aún mas grave que el del Ecoparque. La Legislatura aprobó en segunda lectura la habilitación para que la Ciudad la subaste. Es decir, que lo venda.

Según el texto del proyecto, el 65% del terreno deberá destinarse a espacios verdesY el 35% restante servirá para construir complejos de viviendas, oficinas y/o comercios de hasta 10 pisos. El Poder Ejecutivo estima recaudar alrededor de US$ 20 millones con esta venta.

Aunque de esta manera se pretende retomar el proyecto de generar un espacio verde, la postergada Plaza Clemente, no parecería ser este el camino.

En cuanto a la venta del predio El Dorrego, Unidad Ciudadana rechazó el proyecto que utiliza un reclamo genuino, como el de los vecinos y vecinas de la plaza Clemente. Javier Andrade recordó la ley 5.875, “que en su artículo 6 dice que hay que incorporar esa plaza, entre otras de la zona. Es decir: ya dijimos que tenía que haber allí una plaza.” Y sostuvo que “para poder hacer obra pública en la Ciudad, no hace falta vender tierra pública”.

 

“En estos 13 mil metros cuadrados podríamos haber generado un gran pulmón verde para el barrio de Colegiales, que es uno de los barrios con menos espacios públicos y verdes de la Ciudad” manifestó el diputado durante su exposición y concluyó: “estamos desperdiciando una gran oportunidad, no necesitamos de que un privado nos de permiso para utilizar algún sector del predio”.

Lo cierto es que Ferias vecinales como la Feria Masticar o diversas actividades que involucran a las colectividades e inclusos a escuelas de la Ciudad (como es el caso de la Feria Innova), deberán buscar una nueva sede pronto.

Autor entrada: Diego Fernandez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *